Curso de mandalas – Cómo dibujar un mandala

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Curso de mandalas – Cómo dibujar un mandala

Ha llegado el día, la lección más esperada de este curso de mandalas. Después de ver cómo crear el esquelto de un mandala, y ejemplos de pétalos y patrones, ha llegado el momento de dibujar directamente el primer mandala. Recuerda también que en lecciones anteriores os enseñé un poco de historia de los mandalas  e hicimos un repaso a los materiales básicos necesarios para dibujar. No me enrollo más, dale al play y descubre cómo dibujar un mandala paso a paso.

PARTIMOS DEL ESQUELETO

Si has seguido todos los pasos de los vídeos anteriores y has hecho las tareas que os he ido proponiendo, sin duda, dibujar tu primer mandala te va a resultar mucho más sencillo. Vamos a partir del esqueleto que hicimos en la lección 3. Recuerda que los huecos resultantes entre las líneas divisorias y los círculos nos servirán de guía para dibujar los pétalos y patrones que darán cuerpo al mandala.

esqueleto 3 mandala el invernadero creativo

Nota: El esqueleto es solo una guía, recuerda dibujarlo a lápiz, no con rotulador, para que al terminar tu diseño puedas borrarlo.

CREAMOS LA ESTRUCTURA

A continuación vamos a crear la estructura del mandala utilizando los pétalos. Por ahora, toma como referencia los pétalos que hayas recopilado en el ejercicio de la lección anterior. No hace falta que tengas una variedad enorme, con dos o tres pétalos distintos es más que suficiente. Combínalos unos sobre otros utilizando como referencia los puntos de intersección entre las guías y los círculos. Te recomiendo comenzar por el centro e ir radiando los pétalos hacia el exterior. Si lo haces al contrario es probable que algunas piezas no te encajen muy bien.

Consejo: Antes de aventurarte con la tinta y los rotuladores, trabaja todo con lápiz, por si acaso algo sale mal y hay que borrar.

No te preocupes ni te agobies si no salen todos los pétalos iguales, es normal. No hace falta que sea perfecto, es un trabajo a mano, aún así, te aseguro, que con la práctica y el tiempo cada vez te saldrán mejor.

AÑADIMOS DETALLES

Ahora llega la parte más divertida y creativa. Es hora de relajarse y empezar a añadir detalles al mandala. Para ello usa los patrones que has ido recopilando en el ejercicio anterior o inspírate con los que os enseñé como ejemplos. Da igual que empieces desde el interior al exterior o al revés, siéntete libre de dibujar tú mandala como quieras. En este ejemplo he añadido los patrones en otro color para que puedas distinguirlos bien.

ES HORA DE ENTINTAR

Una vez que tengas dibujado tu mandala a tu gusto, con lápiz, es hora de dotarle de fuerza entintando las líneas. Recuerda que puedes utilizar rotuladores o bolígrafos o rotuladores calibrados. En la lección de materiales te doy varios consejos sobre los rotuladores adecuados. Una vez que esté entintado y seco (Muy importante lo de seco) borra las marcas que hemos hecho como guía para limpiar el dibujo.

TERMINA TU MANDALA

El mandala puede terminarse de muchas formas distintas. Puedes dejarlo en blanco y negro simplemente entintando o puedes darle un toque de color con distintos materiales.

Ejercicio: El ejercicio de esta lección es bastante obvio. Crea tu primer mandala siguiendo todos estos pasos. Estoy deseando ver vuestras creaciones, recuerda que puedes compartirlo en el grupo de Facebook o en tus redes sociales y etiquetarme.

Aquí os dejamos un resumen de nuestros mandalas para colorear:

Si te ha gustado esta sección puedes encontrar las siguientes secciones: